Crisis nuclear en Japón

Todo empezó el pasado 11 de marzo, momento en que se produjo un terremoto de magnitud 9 en la escala de Richter que a su vez originó un maremoto y olas Tsunami de unos 10 m de altura.

Los daños sobre el territorio japonés fueron por partida doble pero lo peor estaba por llegar : a los 11.417 muertos y 16.273 desaparecidos contabilizados hasta hoy, hay que añadir el hecho que, como consecuencia del maremoto, el sistema de refrigeración de la central nuclear de Fukushima I fue seriamente dañado, declarándose el estado de emergencia nuclear -inicialmente de nivel 4 sobre 7- en uno de los reactores de la planta (sobre un total de 6) el día 12/03/2011.

Desde entonces ha habido varias explosiones en los reactores 3 y 2 (14/03/2011) y pese a todas las medidas que se han tomado (inyección de agua de mar para tratar de refrigerar los reactores, equipos de emergencia rociando agua desde camiones de bomberos y helicópteros en turnos, operarios intentando reestablecer el tendido eléctrico del sistema de refrigeración, etc) la situación ha pasado de ser crítica a auténticamente caótica. La falta de transparencia en los comunicados de la empresa propietaria, Tepco (Tokio Electric Power co), tampoco ha ayudado mucho.

Lo que es seguro es que hay fugas radioactivas y que los blindajes de contención de varios de los reactores han fallado. Ahora podríamos estar enfréntandonos a lo que los expertos denominan worst case scenario : el núcleo de varios reactores resquebrajado liberando radiación de forma incontrolada al aire y al mar o lo que es peor, al subsuelo, lo que se conoce con el extraño nombre de Síndrome de China.

Después de leer largo y tendido sobre la energía nuclear y el desastre de Chernobyl, creo que el desastre en Japón debería hacernos reflexionar sobre algunos puntos :

1. El hombre debería ser capaz de encontrar formas alternativas de producir energía. Con la energía nuclear estamos hipotecando nuestro futuro : el futuro ha de ser verde o simplemente no habrá futuro.

2. Es mentira que la energía nuclear sea más barata de producir porque nunca se repercuten los enormes costes que representa el almacenamiento -se supone que de forma segura- de los residuos, algunos de los cuales están activos durante siglos. Tampoco se repercute el incalculable coste que representan catástrofes como la de Japón; resumiendo, los costes de la energía nuclear se me antojan infinitos.

3. Al final hay gente que acaba jugándose la vida para que muchos otros puedan seguir viviendo. Estos tipos, conocidos como liquidadores, son auténticos héroes que intentarán lo imposible para confinar la radiación emitida por los reactores dañados y evitar daños prolongados a las personas y el medio ambiente. Mientras ellos mueren, muchos especuladores del lobby nuclear y algún que otro directivo de Tepco seguirán jugando al golf o al padel, imagino.

Los siguientes enlaces son de lectura obligatoria :

Anuncios

Acerca de beltrixx

Ingeniero técnico en informática de gestión, aficionado a temas varios como la tecnología en general, la retroinformática, la aviación y alguna que otra frikada más. Espero que el contenido de mis blogs te guste o te ayude ;)
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Cambio Climático, Economía, La Crisis, opinión y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s